Dieta hiperproteica ¿Qué es?

Una dieta clave para perder grasa y ganar masa muscular que consiste en ingerir alimentos con un alto valor proteico y en la reducción de grasas y azúcar, nos referimos a la dieta hiperproteica, también llamada dieta proteica o dieta cetogénica. Aprende más sobre este importante régimen alimenticio.

La dieta hiperproteica en resumen, es una dieta que se basa en el consumo de altas cantidades de alimentos ricos en proteínas, tanto de origen animal como vegetal y a su vez, establece la eliminación de casi la totalidad de los carbohidratos.

¿Cómo funciona?

Nuestro organismo usa como energía principal e inmediata, los hidratos de carbono. Si el organismo no tiene esta fuente de energía, va a utilizar la siguiente fuente de energía disponible que son las grasas, en consecuencia, se logrará consumir la reserva depositada en forma de grasa.

Cuando el organismo consume mucha cantidad de energía en forma de grasa o ácidos grasos, al metabolizarse, se producen por el hígado los cuerpos cetónicos.

Estas cetonas se utilizan como fuente de energía, sobre todo en el cerebro, músculos, riñones y corazón. Las cetonas entonces se acumulan en el organismo hasta llegar al estado de cetosis.

Con ello se consigue una rápida pérdida de peso, mucho más efectiva que cuando se hace una dieta baja en calorías habitual, ya que se cambia el modo en que el organismo utiliza y metaboliza los nutrientes para conseguir esta energía.

Dieta hiperproteica

Ventajas de una dieta proteica

La dieta hiperproteica consumida en sus niveles óptimos, no sólo se recomienda o se utiliza para adelgazar y para perder grasa, sino también para otros fines, como por ejemplo: para construir masa muscular, para el tratamiento de enfermedades como el cáncer o para la epilepsia, otros estudios, también avalan su eficacia en la enfermedad de Alzheimer.

Otras ventajas en este tipo de dieta son:

  • Mantiene el metabolismo básico.
  • Elimina la sensación de hambre y ansiedad.
  • Se mantiene un nivel óptimo de vitalidad.
  • Ofrece una alta variedad de alimentos para consumir en el menú diario.
  • Se puede perder de 2 a 3 kg por semana.

Alimentos proteicos ¿cuáles son?

Nos encontramos con dos tipos de alimentos proteicos: alimentos de origen animal (carne, pescado, mariscos, productos lácteos) y alimentos de origen vegetal (cereales y legumbres, lentejas y guisantes)

Dentro de los alimentos con mayor contenido de proteínas, encontramos:

  1. Huevo: un buque de insignia en alimentos ricos en proteínas con 12%
  2. Carne de cerdo y ternera: con un promedio de 18% de proteínas; principalmente la falda de vaca (30% de proteína) seguido por el lomo de ternera.
  3. Leche: en polvo contiene más de 35% de proteína, pero todas las formulas son una valiosa fuente de proteínas.
  4. Queso: algunos quesos pueden contener hasta un 36% de proteínas, como el parmesano, muy denso y el requesón.
  5. Pescado: tiene un promedio de 21% de proteína, principalmente el atún y las sardinas.
  6. Yogur: además de ser una excelente fuente de proteínas, contiene calcio y vitaminas; también contribuye en la regulación de la flora intestinal.
  7. Mariscos: crustáceos y moluscos marinos, camarones, mejillones, cangrejo, ostras y caracoles.
  8. Las aves de corral: con un promedio de 20% de proteína.
  9. Legumbres: los más ricos en proteínas son: la soja, lentejas secas y garbanzos.
  10. Semillas oleaginosas y otras: en este grupo se encuentran las nueces, avellanas, pistachos, almendras. Las semillas de lino o semillas de calabaza son también una fuente muy nutritiva de proteína.

Cantidad de proteínas a tomar

En este punto, la cantidad para cada persona puede variar, pero generalmente para una individuo que desee aumentar su masa muscular y perder grasa, la recomendación se encuentra entre 0.8 y 1.2 gramos de proteína por cada kilo de peso corporal.

Por ejemplo: en el caso de una persona que pese 80 kg, deberá consumir entre 140 y 227 gr de proteínas al día. Lo importante es asegurarse de incluir una gran cantidad de proteínas durante todas las comidas del día, sin exceder el valor total requerido.

Alimentos ricos proteinas

Riesgos de las dietas de proteínas

Los investigadores han encontrado que las personas con una dieta alta en proteínas de origen animal (leche, queso, carne) tienen cuatro veces más riesgo de desarrollar cáncer. En este sentido, es importante mantenerse dentro de los niveles óptimos de consumo de proteína por día que recomendamos en el párrafo anterior.

Otra consideración importante, es que las personas que siguen una dieta alta en proteínas se encuentran en mayor riesgo de deficiencia de vitaminas del grupo B, que se encuentra principalmente en productos de cereales. Además, los granos enteros contentivos en este tipo de productos, aportan fibra dietética con muchos beneficios, incluyendo la regularidad intestinal para reducir el estreñimiento y la prevención de enfermedad cardiovascular, por lo que este riesgo también lo asume la persona que lleva una dieta hiperproteica.

Un consumo alto de proteína durante esta dieta, aumenta la necesidad de beber mucho líquido, debido a que el cuerpo humano produce desechos nitrogenados que se descargan a través de la orina. Si el consumo de agua es demasiado bajo, los riñones pueden acumular residuos innecesarios que impiden su buen funcionamiento.

 

Precauciones para hacer una dieta hiperproteica

De acuerdo a los riesgos indicados en el párrafo anterior, es importante resumir las siguientes precauciones:

  • Mantenerse en los niveles óptimos de ingesta de proteínas diarias.
  • Suplementar el consumo de vitaminas B, ausente en una dieta hiperproteica.
  • Complementar el consumo de fibras ausente en esta dieta con otros suplementos, para ayudar a regular el funcionamiento de los intestinos.
  • Ingerir suficiente agua u otros líquidos para evitar el mal funcionamiento de los riñones.

Las últimas investigaciones muestran que un alto valor proteico no representa ningún riesgo para los riñones en personas sanas. Sólo las personas enfermas o que sufren de enfermedad renal, requieren un aval médico antes de iniciar la dieta hiperproteica.

Adicionalmente, es importante asumir un cambio en el régimen alimenticio que se mantenga en el tiempo, ya que al culminar una dieta hiperproteica y retomar la dieta habitual, se produce un efecto rebote donde los kilos perdidos se ganan nuevamente con mucha facilidad.